lunes, 26 de noviembre de 2012

¡QUÉ SIGA LA RACHA!

Tras una larga temporada sin aparecer, regresamos! Y no podía ser de mejor manera que ante un grande de la categoría (aunque no esté pasando por su mejor momento) el Cádiz, que estrenaba entrenador, Ramón Blanco. 

Nuestra tarde comenzaba con la recogida de tapones para Paula y María. Nuestras componentes nos repartimos por ambas puertas del San Pablo para conseguir la mayor cantidad de tapones para estas hermanas gemelas que tanto lo necesitan. Desde aquí, queremos darles las gracias a todas las personas que colaboraron con esta causa, ya que fueron muchas las bolsas que pudimos recoger. Como nos ha hecho llegar la madre de estas niñas, "cada tapón una sonrisa". Muchas gracias a todos de corazón.

Pero llegó la hora del partido y el equipo también nos necesitaba. Y ahí estábamos nosotras intentando darle colorido al San Pablo con nuestras bufandas y banderas.
Comienza la primera parte y nuestro Écija estaba muy bien plantado tanto arriba como en defensa. En los primeros minutos van llegando las ocasiones de nuestro delantero titular, Plata. Hasta que en el minuto 17, el árbitro señala penalti a favor por manos del central del Cádiz, Diego Garrido. Penalti que convierte Plata. Aquí estaba la clave del partido, un gol tempranero. Por fin estábamos disfrutando y así lo hacía saber la grada con sus aplausos y cánticos. Pero la alegría no nos duraría mucho, ya que corría el minuto 21, cuando nuestro lateral, Blanco, caía lesionado. Por lo que Miguel Rivera se vio obligado a mover ficha. Salía Blanco, lesionado y entraba el canterano Migue. A dos minutos del descanso, este consigue irse por velocidad del central Albentosa para plantarse ante el portero y definir a la perfección. Por lo que llegábamos al descanso con un 2 a 0 en el marcador y disfrutando del juego de nuestro equipo.

Tras la reanudación, el Cádiz apretaba pero sin demasiada profundidad. Aunque para eso estaban nuestros grandes centrales Óscar y Jaime Astrain, que estaban haciendo un partido muy serio. Ante la desesperación del Cádiz y la confianza que mostraba nuestro equipo, la afición astigitana aplaudía e intentaba hacer la ola y así llegamos al final del partido. 

Aunque no podiamos abandonar el municipal San Pablo sin hacernos una foto con el autobús del Cádiz. Y es que entre algunas de nuestras ninfas, corre sangre gaditana! :)


Como bien señala nuestro Míster, Miguel Rivera, no podemos olvidar nunca quiénes somos y tenemos que ser muy conscientes de la realidad. Desde la humildad y el trabajo ... HAY LICENCIA PARA SOÑAR

¡VAMOS ÉCIJA!


No hay comentarios:

Publicar un comentario